Los aceites esencialesLa virtud de los aceites esenciales reside en su gran carga energética, que se siente desde el momento de su preparación hasta después de la consagración de los objetos.
Estos aceites no solo destilan un agradable aroma, sino que también potencian la acción de los demás elementos rituales, como velas y flores, purificándolos y e impregnándolos de la intención del pedido según la materia prima de la que estén hechos. Además, también ayudan a eliminar la mala vibra del lugar donde se llevará a cabo la ceremonia.
Por otro lado, los aceites esenciales también cumplen una finalidad estética. Pues su variedad de colores y los recipientes que los contienen alumbrados a poca intensidad crean un efecto agradable a la vista y positivo para el cumplimiento de la petición.
Así mismo, puede servir como aromaterapia, ya que cada aceite tiene una propiedad particular, pero vinculada a lograr el relax, especialmente cuando se combinan varias esencias.
Es necesario aclarar que sólo deben usarse los aceites naturales esenciales (evitar los sintéticos) diluirlos con aceite de oliva antes de aplicarlos directamente sobre la piel para evitar reacciones alérgicas.
En la actual liturgia católica, se utilizan tres aceites benditos en la administración de los sacramentos; el Aceite de los Catecúmenos, que es empleado en la consagración de las iglesias, en la ordenación de los sacerdotes, en la bendición de los altares, en el bautismo y en la coronación de los reyes; el Aceite de los Enfermos, que se usa en la extremaunción; y, por último, el llamado Aceite de los Santos, que es el que fluye milagrosamente de las reliquias de algunos hombres y mujeres que han sido canonizados (san Nicolás de Bari, santa Walburga o san Charbel, entre otros). A estos últimos los fieles les han adjudicado propiedades curativas del cuerpo y del alma.
Brujos y chamanes de diversas culturas han incluido los aceites en sus diversos rituales ya que se considera a este elemento un vehículo muy efectivo para transmitir a personas y objetos sus propios poderes o los de las materias con las que se haya mezclado. En los trabajos de magia los aceites están presentes bajo dos formas: los llamados esenciales y los preparados o de mezcla.
Para los primeros se utilizan grandes cantidades de flores, hojas o tallos que son prensados y sometidos a un proceso industrial a fin de obtener sus esencias, lo cual hace que resulte imposible su fabricación doméstica. Los preparados o de mezcla son compuestos de aceite y hierbas sabiamente equilibrados que, por lo general, se venden en el mercado bajo diversos nombres que aluden a sus propiedades.
Son muchos los rituales en los que se recomienda utilizar el aceite esencial de algu­na planta en vez de sus flores u hojas y la razón de ello es que éstos contienen mayor concentración de principios activos. Se pueden conseguir en tiendas de esoterismo o en comercios que vendan desodorantes de ambiente para quemar o colocar en dispo­sitivos eléctricos. Estas esencias son aptas para todo tipo ritos, siempre y cuando sus poderes no se opongan a los otros componentes utilizados. Si se hace un trabajo para conseguir pareja, por ejemplo, se podrá agregar al ritual una esencia destinada a re­solver el problema de la soledad, pero éste no deberá ser mezclado en un rito cuyo objetivo sea encontrar trabajo. A continuación se ofrece una lista de esencias (que pueden ser en forma de aceite o de incienso) con sus atribuciones.

Albahaca: Este aceite promueve la simpatía entre las personas. Por ello, se emplea para evitar confrontaciones y contribuir a fomentar la felicidad, la paz, y a estimular la mente consciente. Igualmente es estupenda para preparar aceites mágicos que atraigan dinero.
Benjuí: Es un aceite esencial rico y denso con un olor natural semejante a la vainilla. Su uso es indicado para aumentar el poder personal. Despierta, además, la mente consciente.
Pimienta negra: Con este aceite esencial ayuda a conseguir protección y tener más valor. Su aroma es dulce e intenso.
Camomila o manzanilla: Tiene un aroma afrutado. Es muy usado en la meditación y con el fin de traer la paz.
Alcanfor:Este aceite esencial tiene un aroma fresco y es ideal para la purificación y estimulación del celibato.
Cardamomo: Tiene un aroma picante lo que aporta una agradable dosis de energía orientadas hacia el amor y la sexualidad.
Cedro: Este aceite esencial posee un olor a madera y sus energías son adecuadas para incrementar la espiritualidad.
Canela: El aceite de canela irrita la pie!. Úselo en pequeñas cantidades en las mezclas relacionadas con el dinero y la conciencia psíquica. ¡No eche más de una gota!
Ciprés: Este aceite esencial es muy empleado en las bendiciones, las consagraciones y los ritos de protección. Su aroma estimula las curaciones y alivia el dolor causado por todo tipo de pérdidas.
Eucalipto: Es muy usado para las curaciones especialmente de las enfermedades de las vías respiratorias. Igualmente se usa en las mezclas que sirven para la purificación.
Geranio: Este aceite esencial es un poderoso protector. Se usa mucho en las mezclas que sirven para conseguir la felicidad.
Jengibre: Este aceite esencial es muy picante. Por ello, muy empleado en la elaboración de mezclas relacionadas con el amor y el sexo.
Jazmín: Este aceite esencial facilita el logro de una conciencia psíquica, la paz y la espiritualidad. También sirve para la sexualidad.
Enebro: Este aceite resinoso sirve para mezclas relacionadas con la protección y la curación.
Lavanda: Su aroma es refrescante y, por ello, es muy empelado en fórmulas para lograr el amor, la paz y la mente consciente.

Limón: Es un aceite esencial que ayuda a purificarse permitiendo entonar las energías de cada uno.
Mirra: Se emplea para intensificar la espiritualidad y la meditación.
Pachuli: Se usa en la elaboración de rituales relacionados con el dinero, el sexo y la energía física.
Hierbabuena: Es un aceite esencial utilizado para la purificación.
Pino: Es un ingrediente muy empleado en las fórmulas para la purificación, la protección, el dinero y la curación.
Rosa: Es considerada la esencia del amor y, por ello, empleado en los rituales para estimular la sexualidad y aumentar la belleza.
Sándalo: Este aceite esencial, considerado como sagrado, ha sido utilizado desde la antigüedad en las fórmulas para la meditación, el sexo y la curación.
Mandarina: Su esencia es energética y con sólo agregar un par de togas de este aceite a una preparación se puede lograr gran energía y fuerza.
Milenrama: Este aceite, de color azul, tiene un increíble aroma y puede agregarse en pequeñas cantidades a las mezclas para el amor, el valor y la conciencia psíquica.
Ylang-ylang Su aroma fomenta el amor, la paz y la sexualidad.

Los aceites esenciales

Nuestras Tarotistas