Amarres  ¿eres víctima de uno?
¿Qué ocurre en nuestros chacras cuando alguien nos hace un amarre cuando ya no estamos enamorados de la otra persona? Pues lo que ocurre es que el flujo normal energético de los chacras cercanos al corazón se ve redireccionado hacia la persona que está realizando el amarre. Aclaremos primero qué es un amarre: Un amarre es un hechizo que se usa para recuperar a la persona amada y conseguir que permanezca a tu lado para siempre.
Muchas veces se realizan en contra de la voluntad de la otra persona. Los hechizos de amarre tienen su origen en la santería y constituyen rituales muy antiguos que pueden resultar perjudiciales tanto para la persona que lo aplica como para la que recibe. Habitualmente se llevan a cabo en aquellas situaciones en las que una pareja está atravesando por una separación o un distanciamiento

Así una persona amarrada que ya no siente nada por el que realiza el amarre sufre de diversos dolores a causa de ese redireccionamiento que interrumpe el curso normal de energía de nuestro cuerpo. La energía deja de fluir bien por la persona provocándole una separación entre sus sentimientos y el mundo que le rodea lo que le hace centrarse en la persona que le realiza el amarre.
Pero con el tiempo estos desajustes que empiezan con dolores leves como dijimos acaban provocando problemas graves de salud y pueden acabar generando enfermedades tanto físicas como psicológicas.

Cuando una persona está atada, es probable que comience a sentirse extraña aunque no sepa con exactitud qué es lo que está mal apareciendo alguno de estos síntomas: atracción repentina hacia otra persona por la cual jamás se interesó (la misma sería quien llevo a cabo el ritual de amarre), desinterés de golpe por la pareja habitual, pesadillas recurrentes con imágenes de velas, alimañas o la cara de alguna ex pareja, cambio radical en la conducta sexual con la pareja habitual con tendencia a la obsesión por la infidelidad.

También aparecen síntomas en el aspecto físico y en el entorno del amarrado: El color de la piel de la persona es uno de los rasgos que primero cambian. La piel toma un color grisáceo principalmente en el rostro, mucho cansancio físico y mental, temblor en las manos, las cosas del hogar se rompen constantemente y sin motivo aparente etc..

Ritual para saber si a tu pareja le han amarrado

Elementos necesarios:
– Un vaso.
– Agua bendita.
– Un huevo.
– Una fotografía de la pareja.
– Una vela azul.
– Incienso de mirra o sándalo.
– Un trozo de tela negra.
– Un espejo pequeño.

1-Realice este ritual un miércoles o jueves en la noche. Enciérrese en una habitación a solas (puede ser su dormitorio), y a media penumbra, sobre una mesita, extienda como mantel la tela negra. frente a usted, y a un extremo de la tela, coloque el espejo, de pie y reflejándole.

2-En medio de la tela, coloque la fotografía del ser amado. Coloque el vaso de vidrio encima de la fotografía. Llene el vaso con agua bendita hasta la mitad.

3-Entre usted y el vaso, coloque la vela azul en un soporte y enciéndala. A la derecha de usted, coloque el incienso y préndalo.

4-De tres palmadas fuertes y tras eso diga en voz alta tres veces:
“¡Santos y espíritus poderosos y fuertes!, ¡Espíritu del dominio!, a ustedes les invoco: en nombre del Padre Celestial, os pido que me ayuden,
me protejan y me revelen lo que deseo saber.”

5- Tome el huevo y pensando en la pareja: colóqueselo haciendo una ligera presión y musitando el nombre completo de su pareja, en las siguientes áreas del cuerpo y en este orden: en la frente, cada uno de sus ojos, en los labios, en la coronilla, en el corazón, en la nuca y en cada uno de los omóplatos.

6-Pase el huevo por encima del humo del incienso tres veces y suavemente introdúzcalo dentro del vaso con agua.

7-Concéntrese y mire el vaso. Repita nueve veces esta oración (textualmente)

“Dommini Jesu Christi quet dixistii, Ego sum Via, Veritas et Vita, Ecchi veritatem dilexisti, inserta et oculta sapienticem tuve manifiestam revelot et parvulis solis;incognita et ventura, unnaqueam doceas: si et sit sit, side ornamtam onmi simmo bonumet pulcrum gratum ponmariumm. Ad quandam rem gratam, sin audem ministram mihi ardem ardentem, vea cualem quarremtem, vea cualem cuanqumbem, et vel domini et Angelis Rubiel Daniel e Barachiel, sihi nobis et factores at idus addinnentum et cupio et sere, connocere et providere. Par Illium Deus,et judicates vivos et moretums, et seculorum per ignem, Amén”.

8-Una vez terminada la plegaria, alce el vaso, alce la foto y tome la tela negra y sin mover el espejo ni el incienso ni la vela, vuélvalos a colocar sobre la mesa pero en el siguiente orden: la fotografía debajo, encima el vaso con el agua y el huevo dentro y encima de todo, cubriendo el vaso, la tela negra. Deje que la vela y el incienso se consuman por completo.

9-Al día siguiente, extraiga el huevo y rómpalo, dejando caer su contenido en el agua bendita: analice la apariencia del huevo: si ha tomado formas extrañas, si aparece la clara y la yema “cocidas”, si aparecen abundantes burbujas de aire, tiene “forma y apariencia de ojo”, “forma de ataúd”, “de cruz”, si muestra dentro objetos extraños o si se muestra la yema rojiza o sangrante, su pareja es víctima de un embrujo y ese es el motivo de su cambio.

Amarres  ¿eres víctima de uno?

Nuestras Tarotistas