Muchos de nosotros, no respiramos profundamente tal como debiéramos. Cuando respiramos profundamente y adecuadamente, incorporando el diafragma la baja espalda y pecho, generalmente podemos tener grandes beneficios en nuestro sistema nervioso que es el encargado de controlar la relajación.Realiza alguna de las técnicas de relajación que te proponemos a continuación:

Incorpora una rutina relajante a la hora de acostarte. Debes aprender desarrollar una rutina para acostarte enfocado y calmado. Puedes utilizar como calmante actividades que no son muy estimulantes como escuchar música suave bajo luces atenuadas o leer un libro.

 

Haz respiraciones abdominales. Muchos de nosotros, no respiramos profundamente tal como debiéramos. Cuando respiramos profundamente y adecuadamente, incorporando el diafragma la baja espalda y pecho, generalmente podemos tener grandes beneficios en nuestro sistema nervioso que es el encargado de controlar la relajación.

 

Encuentra un lugar tranquilo, cierra los ojos y respira profundamente durante mucho tiempo, tratando de hacerlas cada vez más profundas. Trata siempre de inhalar por la nariz y exhalar a través de la boca.

 

También puedes utilizar un método conocido como relajación muscular progresiva. Aunque esto puede sonar fácil puede ser bastante difícil al principio. Apóyate en algo rígido y siéntate lo más cómodo que puedas. A partir de la parte inferior de tu cuerpo, es decir, los pies, tensa los músculos tan fuerte como puedas y cuenta hasta 10.

 

Al llegar a 10 relaja el músculo y respira profundamente. Repite este proceso para cada grupo muscular desde la punta del dedo del pie a la parte superior de tu cabeza.

 

Existen muchas maneras de combatir el insomnio además de la medicina tradicional, algunas de ellas son la medicina a base de hierbas, vitaminas y suplementos minerales, terapia de masaje, terapia conductual, meditación,  hipnosis, acupuntura, relajación, imaginación guiada, y homeopatía.

 

Remedios naturales para combatir el insomnio:

 

La Valeriana es uno de los productos naturales para dormir más conocidos. Se ha utilizado durante mucho tiempo como una ayuda natural para dormir. Alivia la tensión nerviosa, la tensión muscular y la ansiedad. Se puede utilizar como un tratamiento ocasional para la inquietud, pero puede ser más beneficioso para el tratamiento del insomnio a largo plazo.

 

Funciona bien en combinación con otras hierbas sedantes. Tomado en dosis recomendadas se considera seguro. Debido al efecto tónico y relajante que no se debe tomar al conducir o cuando las reacciones y la agudeza mental son necesarias. No se debe combinar con medicamentos farmacéuticos que tienen efectos similares. Puede tomarse en infusión o bien en pastillas que pueden encontrarse en tiendas naturistas o en la farmacia.

 

La manzanilla es una hierba sedante consagrada por el tiempo que se puede utilizar con seguridad por niños y adultos por igual. El té de manzanilla se utiliza comúnmente en Europa, América del Sur y México para el insomnio y la ansiedad. Puede ponerse aceite de manzanilla en el agua del baño (5-6 gotas) para calmar los nervios. Este mismo aceite diluido al 2% puede ser un excelente aceite para masaje.

 

Infusión de hojas de naranjo: Hervir en una taza de agua dos gramos de hojas de naranjo, se le agrega azúcar al gusto, se deja reposar y se bebe tibio. Igualmente, puede hacer una infusión con las flores del naranjo.  Para ello, se debe colocar dos gramos de estas flores en una taza y seguir el procedimiento anterior.  Hay que tomarlo media hora antes de acostarse.

 

Té de lechuga: Por extraño que parezca, este es el método que más resultado ha dado en casos de insomnio. Al hacer una infusión de la lechuga, esta desprende un alcaloide con efectos similares a la morfina en el organismo. Esto no es un hecho desconocido para médicos quienes recetan esta infusión tanto para embarazadas quienes no pueden consumir fármacos.

 

Para prepararla pon en un cazo un poco de agua con  2 hojitas de lechuga y déjalo hervir durante 10 minutos. Se puede añadir unas hojas de menta para dar sabor. Colar y dejar enfriar un poco. Aderezar con azúcar o miel al gusto.

 

Tomar un baño durante 20 minutos justo antes de acostarse. Debe tomarse con agua caliente a al que se añadirá 200 g de conos de lúpulo y 500 g de salvado de trigo, todo ello filtrado antes de añadirlo al agua.

 

Darse un masaje con una mezcla de cuatro gotas de esencia de azahar y un chorrito de aceite de oliva. Este masaje debe aplicarse en las sienes. También se puede aplicar el preparado en el pie, exactamente en la parte donde se dobla el dedo gordo.

 

La lavanda es un tónico suave para el fortalecimiento del sistema nervioso. Unas pocas gotas de aceite de lavanda añadidas a un baño antes de acostarse es muy recomendable para personas con trastornos del sueño. Además, el aceite puede ser utilizado en forma de compresas o masajes.

 

Otro de los productos naturales para dormir más efectivos, es la Flor de la pasión (Passiflora incarnata). Esta hierba, usada por los aztecas como un sedante, tiene un efecto calmante, que induce el sueño. Es una hierba muy segura y ha sido utilizada por adultos y niños para contrarrestar los efectos del estrés y la tensión.

 

Ayuda a relajar la mente y el cuerpo para inducir un sueño reparador. El ingrediente activo, la harmina, y los compuestos relacionados ayudan a inhibir la serotonina del metabolismo. El único efecto secundario conocido de la flor de la pasión es la somnolencia, que en este uso es un efecto muy positivo.

 

La hierba de San Juan tiene una larga historia de uso que se remonta a tiempos de los antiguos griegos. Estudios científicos demuestran que puede ayudar a aliviar el insomnio crónico y la depresión leve cuando se relaciona con ciertos desequilibrios químicos del cerebro.

 

 

 

Combatir el insomnio

 

Nuestras Tarotistas