Cómo funciona la sinastríaCómo funciona la sinastría

La Sinastría es la parte de la astrología que se centra en analizar la de compatibilidad que hay entre una o más personas, basándose en sus cartas astrales.

 

Por ello se utiliza para encontrar los puntos de contacto entre dos individuos para comprender dónde se podrían presentar fricciones y dónde habría una mayor armonía en la relación.

Se puede aplicar a una carta de compatibilidad de parejas o matrimonial, a una relación de socios o comercial y hasta para saber el grado de compatibilidad entre una persona y su mascota, de un jockey  y el caballo que monta, o el médico y su paciente, etc.

 

Un carta de sinastría es capaz de mostrar claramente cómo y a través de qué actitudes uno de los involucrados afecta al otro y esto aporta una inmediata comprensión de la dinámica establecida en la relación y también de las necesidades emocionales o psicológicas del otro en lo que respecta a su manera de relacionarse o a la forma en que entiende el amor y las relaciones afectivas en general.

 

La sinastría sólo se encarga de explicar el por qué de los conflictos y las afinidades entre dos personas, pero el sentimiento del amor que pueda existir en la pareja no es posible verla en ninguna parte de la carta astral, eso pertenece a otro plano más elevado aún, por lo que los resultados que arrojan los estudios de sinastría no deben tomarse como una obligación a seguir ya que por más que una comparativa entre cartas astrales muestre una incompatibilidad en una pareja, ésta bien puede mantenerse unida por el amor, respeto, fidelidad y confianza que se tienen.

 

El análisis más minucioso y preciso que ofrece una sinastría no sólo permite reconocer de antemano los temas, las áreas y las energías donde la pareja presentará resistencias o afinidades sino también entender por qué se producen ciertos conflictos emocionales o de convivencia entre ellos, ya que es capaz de mostrar claramente cómo y a través de qué actitudes uno de los involucrados afecta al otro, lo que aporta una inmediata comprensión de la dinámica establecida en la relación y de las necesidades emocionales o psicológicas del otro en lo que respecta a su manera de relacionarse o a la forma en que entiende el amor y las relaciones afectivas en general.

 

La magia de una sinastría, en los casos en que se presentan conflictos, es que a medida que la persona interesada en consultar se adentra en el análisis y profundiza en los problemas que “el otro” está generando en la relación, se comprende más a sí misma y ve con claridad su propia participación o responsabilidad en que los acontecimientos llegaran al punto en que se encuentran en ese momento, porque invariablemente los problemas que surgen en una relación son “proyecciones” no reconocidas de cada uno de los involucrados las que deben ser asumidas antes de poder modificarlas.

 

Para interpretar correctamente una Carta de Sinastría deberemos fijarnos principalmente en los aspectos de los planetas, en las casas astrológicas y en cómo se relacionan dentro de la Carta para ambas personas. Todo ello debe compararse con un estudio previo de las Cartas Natales de ambas personas por separado ya que cada persona es diferente y única en su naturaleza y su estudio personalizado nos ayudará a definir, posteriormente, la relación que la une con los demás.

 

De esta manera, cada uno puede apreciar cómo fluyen las energías entre los dos: cuáles son las áreas donde existe un contacto armonioso y productivo, y dónde las energías interfieren la una con la otra, causando tensión y frustración. Estas tensiones o incompatibilidades energéticas se ven concretamente en los choques de caracteres, visión del mundo, etc. pero son un problema en tanto el enfoque de la relación sea meramente egoísta si por el contrario uno tiene una actitud madura, ciertas incompatibilidades pueden suavizarse hasta llegar a desaparecer.

 

Cuando comparamos dos cartas astrales, la posición del Sol indica cómo la persona solar afecta a su pareja. Los emplazamientos y aspectos armoniosos permiten al Sol estimular al otro y aumentar su autoconfianza, mientras que las configuraciones tensas son indicios de actitudes que tienden a provocar situaciones conflictivas.

 

Qué señalan los diferentes astros en una carta de sinastría:

 

La Luna: Revela en qué medida sus hábitos, su educación familiar y sus valores culturales afectan a la relación. Los contactos fluidos facilitan la comprensión emocional mutua, mientras que las configuraciones complicadas suelen causar inhibiciones e irritaciones.

Mercurio: Indica la facilidad de comunicación entre dos personas. Los emplazamientos y aspectos armoniosos ayudan al buen entendimiento, una faceta importante en cualquier tipo de relación.

Venus: Revela cómo dos personas se relacionan al nivel sentimental y hasta qué punto disfrutan de su compañía. Además, el estado de este planeta es un indicador significativo en lo que se refiere a los valores financieros, estéticos, sociales y románticos.

Marte: Muestra la forma en que dos personas se influencian mutuamente a través de sus deseos, que determinan sus acciones. Las influencias armoniosas indican estímulo y cooperación práctica, mientras que las configuraciones tensas son indicios de áreas de conflictos y peleas.

Júpiter: Representa cómo dos personas se ayudan en cuestiones espirituales, filosóficas, educativas y culturales. Si Júpiter está afligido, es posible que la generosidad se vuelva exagerada y se manifieste en indulgencia, extravagancia, derroche e hipocresía.

Saturno: En la comparación entre dos personas indica las áreas en las cuales deben esforzarse juntos para construir una base común, un punto de partida de cooperación. Las influencias tensas están relacionadas con cargas y trabas que estorban la relación, mientras que los aspectos fluidos indican la capacidad de afrontar y resolver dificultades con paciencia y determinación.

Urano: Revela la forma de inspirarse mutuamente con nuevas ideas y de manifestar el deseo de explorar territorios desconocidos. Las configuraciones fluidas indican intereses comunes, mientras que los contactos tensos se relacionan con cambios inesperados y bruscos.

Neptuno: Tiene que ver con la imaginación, los gustos estéticos, habilidades psíquicas y las motivaciones inconscientes. Las configuraciones constructivas indican comprensión intuitiva y comunicación emocional, mientras que las influencias negativas son indicios de tendencias evasivas y deshonestas.

Plutón: En un estudio de compatibilidad las influencias favorables de Plutón indican cómo las personas se ayudan a esforzarse por mejorar su vida y regenerar lo anticuado y obsoleto. Por otro lado, los contactos difíciles pueden ser indicios de luchas por el poder o participación en prácticas y actividades destructivas.

 

Otros elementos a tener en cuenta en una carta de sinastría:

 

El Ascendente: Simboliza la manera de acercarnos a la vida. El Ascendente puede ser, en primer lugar, una imagen que proyectamos al exterior, o un escudo, pero también una especie de puerta que se abre hacia nuestro ser verdadero y permite que fluya a través de este canal una gran parte de nuestro yo. Los aspectos comparativos entre su Ascendente y tus planetas, en particular las conjunciones, son de especial importancia, ya que indican fuertes influencias mutuas y pueden llevaros hasta una identificación del uno con el otro.

 

El Medio cielo: Es la culminación de las órbitas que, en el espacio, recorren los planetas en su trayectoria sobre el horizonte. Representa el logro profesional y nuestra posible contribución social, así como el tipo de energía cuya expresión nos proporcionará la satisfacción plena en el ámbito laboral. Los aspectos comparativos entre su Medio Cielo y tus planetas indican las influencias mutuas con respecto a su posición en la sociedad y su manera de compaginar las obligaciones profesionales con las responsabilidades domésticas.

 

 

 

Cómo funciona la sinastría

 

 

Nuestras Tarotistas