romper hechizoMuchas relaciones afectivas terminan convirtiéndose en sinónimo de rutina, conflicto y sufrimiento. A pesar de nuestras buenas intenciones, muy pocas parejas logran mantener encendida la llama del amor con el paso del tiempo.

 

Habéis roto pero te cuesta mucho concebir la vida sin la otra persona. Tienes la sensación de que pretende herirte y darte celos. A veces, cuando el amor se termina, la magia de ese amor que algún día te hizo dichoso, se convierte en una condena que te tortura.

 

Te sientes embrujado por la otra persona e intentas inútilmente quitar su imagen de tu mente. Entonces sólo piensas en romper ese hechizo o conjuro de amor, que te mantiene atado a lo que ya fue y te hace sufrir.

 

Para remediar esta situación tan dolorosa te ofrecemos una serie de rituales que te ayudarán a volver a sentirte libre, sin ataduras ni bloqueos sentimentales.

 

Hechizo del siete

Materiales: siete hojas de laurel, siete de olivo, siete granos de arroz, siete granos de sal gruesa, siete cabellos tuyos y siete de la persona hechizada, una cazuela de barro o hierro, alcohol y un encendedor

Cómo realizar el hechizo: Para que este hechizo de magia blanca de amor sano funcione, deberás hacerlo un sábado a las cuatro de la tarde. Deberás poner siete hojas de laurel, siete de olivo, siete granos de arroz, siete granos de sal gruesa y siete cabellos tuyos y de la persona hechizada sobre una cazuela de barro o de hierro. Rocíalos con alcohol y préndeles fuego pidiendo que se te libere de todo mal, al tiempo que recitas la siguiente oración de magia blanca: “Que cuando todos estos ingredientes estén ardiendo, su llama me libere de todo mal que poseo. Que mis pensamientos se liberen, y que mi vida recobre la paz y la armonía que antes de este amor tenía”.

 

Debes recitar este hechizo de amor con gran sentimiento y fuerza, y cuando se haya quemado todo, deberás arrojarlo enseguida por el desagüe del lavamanos, dejando que el agua corra durante un buen rato. El efecto de liberación, libertad y paz interior comenzarás a notarlo a partir del tercer día. Si no fuera así, o si tu relación es muy insana y destructiva, deberías repetir este hechizo de amor sano una vez por semana hasta que logres alcanzar tu objetivo de aniquilación de un amor enfermo.

 

Otro ritual para romper un hechizo de amor

 

Toma un viernes a las 6 de la tarde cuatro hojas de albahaca, tres de olivo, nueve granos de arroz, una pizca de sal gruesa, y 2 cejas (una tuya y otra la persona hechizada). Rocía la mezcla con alcohol, y sobre una cazuela de hierro, prende fuego pidiendo a Dios para que se nos libere de todo mal y recitando la oración siguiente:

 

“En este momento pido que se me libere de todo mal que poseo. Ruego a Dios que mis pensamientos se liberen, y que mi vida recobre la paz y la armonía que antes tenía. Así sea”

 

Debes recitarlo con mucha fe y esperanza. Para terminar, arrojas los restos de la preparación por un desagüe, dejando que el agua corra un buen rato, el efecto de libertad lo empezaras a notar poco a poco y en un plazo máximo de 30 días.

 

Este ritual está pensado para romper el influjo de amor que nos hace seguir atadas a un hombre que no nos conviene y que nos daña. Un lunes, cuando la luna esté en menguante, luego que el gallo con su canto haya ahuyentado los demonios de la noche salid de casa y dirigíos al borde de un riachuelo, de un estanque o del mar: echad en el agua tres flores de hierbabuena, una a una, diciendo cada vez en voz baja, al tirar la primera flor: On alem Apella Sar Yam Sem. Al tirar la segunda: On Uquiv Sitafme sem, y al tirar la tercera: Uetle Yoga Mal, Ave Asox Otson Narac Yam Sem.

 

Debe persignarse antes de concluir la invocación. Terminada ésta, recogerás las tres flores de verbena y las pondrás en una botella, frasco o vaso, que llenaras de agua, sacada del mismo lugar donde habrás hecho la operación ya escrita. Idos a la casa antes del que gallo cante, y ya en ella, añadiréis a la redoma tres cucharadas de miel, recogida en otoño, y exponedlo todo, por el espacio de tres noches, a la influencia de las estrellas.

 

Durante este tiempo ayudaréis y os abstendréis de tomar licores fermentados, vinos, etc. Una vez hecho todo esto haréis uso de este filtro en esta forma: tomaréis de él en ayunas tres gotas: os lavaréis con él la frente, el pecho y las manos, y a continuación os dirigiréis, al hombre que deseáis aborrecer y quedaréis asombrada ante el efecto tan rápido del filtro.

 

Si creemos que somos víctimas de un amarre, el ritual que debemos seguir es el siguiente: Materiales Una vela, de manera obligatoria deberá ser rosa ya que es el color que se liga a las emociones; una de color negro, que será la encargada de prender fuego a lo que se ha realizado y una de color naranja, que utilizaremos para dar las gracias por el éxito de la ruptura.  Incienso de ruda o en su defecto incienso de madera natural, de olor neutro o de  sándalo.

 

Una foto de la persona que puede tener un amarre, o en su defecto algún objeto que haya utilizado habitualmente la persona y que sea reciente, servirá también un papel escrito por él; también necesitaremos un papel y lápiz. Deberemos tener un trozo de papel de seda de color negro, que nos servirá para poder recoger los restos del ritual.

 

Como realizamos la ruptura del amarre

 

Necesitamos una mesa amplia, donde colocaremos las velas en forma de triangulo, dejando la negra arriba, la vela de color rosa debajo a la izquierda junto la naranja que quedará a la derecha de la rosa, dicho triangulo representa la energía que canalizamos.

 

Encenderemos el incienso y soplaremos levemente esparciendo el humo sobre las velas que en ese momento deberán estar apagadas, por ultimo soplaremos levemente por encima del objeto de la persona que está bajo el influjo de un amarre. Dejaremos el incienso encendido mientras cogemos el lápiz y el papel donde escribiremos nuestras intenciones con el ritual, donde escribiremos con sinceridad lo que deseamos, sin desear ningún mal a quien realizo el amarre, ya que la magia puede volver a ti considerándose magia negra y por tradición, volverá con tres veces más potencia.

 

Una vez que tengamos el papel escrito lo pondremos junto el objeto que tenemos de la otra persona en medio del triangulo de velas, teniendo la precaución de no acercar el papel muy cerca de las velas ya que podría salir ardiendo cuando las encendamos. Procederemos a encender las velas, comenzando por la vela negra (siempre se encienden las velas con cerillas, nunca se deben utilizar mecheros u otros mecanismos) mientras recitamos la siguiente oración:

 

” Te enciendo para que libres a (diremos el nombre de la persona que este bajo el influjo del amarre) del mal que le ha sido causado. Te pido que su libertad regrese.”

Continuaremos con la vela rosa mientras recitamos de nuevo otra oración:

” Te enciendo delante de todo el cosmos porque mi acción es pura y noble. Que este ritual atraiga el amor y la paz.”

Por último encenderemos la vela naranja mientras decimos la siguiente oración:

” Te enciendo para mostrar mi agradecimiento a todas las energías del universo para que puedan escucharme y venir en mi ayuda.”

Apagaremos finalmente la cerilla y acto seguido pronunciaremos:

“Que el ritual que acabo de realizar no cause daño alguno a nadie ni a mí.”

 

Dejaremos finalmente que las velas se consuman completamente, no debes preocuparse si se apaga sola, esto indicará que no sería el momento más adecuado para realizarlo. Cogeremos los restos de cera y los envolveremos con papel de seda de color negro, guardando junto con el papel que hemos escrito y con el objeto que tengamos de la persona, guardándola hasta la fase de luna llena, por lo que deberemos prestar atención al calendario lunar.

 

Los restos de las velas guardadas en el papel de seda deberemos enterrarla en un lugar apartado, a ser posible una zona natural, nunca deberemos tirarlo al mar o al río puesto que la parafina tiene elementos contaminantes del agua.

 

El hechizo de ruptura del amarre de amor debería comenzar a tener su efecto a partir de la siguiente luna llena, aunque es posible de que si nuestra energía no tenga la suficiente fuerza no funcione, por lo que es posible repetir el ritual cada tres meses, prestando atención ya que siempre debe coincidir con luna menguante.

 

 

 

Cómo romper un hechizo de amor

 

 

 

 

 

Nuestras Tarotistas