La Radiestesia:

La Radiestesia es un término creado en 1920 por el abad francés Bouly, se deriva del latín “radius”(rayo) y del griego “Aisthesis” (sensación).
El Radiestesista es aquél sujeto capaz de percibir, por medio de un péndulo, biosensor o varita radiestésica, las vibraciones de estímulos y las radiaciones emitidas por las cosas, personas, animales, espíritus, terrenos, etc. Antiguamente se llamaba la Radomancia la cuál era utilizada sólo para la búsqueda

 

La Comunicación:

Cuando se utiliza de comunicación con el más allá, utilizará el péndulo, atado a un hilo de seda. Sobre una hoja de papel pergamino hay que diseñar las letras del alfabeto y los números como en el siguiente dibujo.
El hilo ser de color púrpura y medir treinta centímetros.; tras apretar el anillo con la mano izquierda, concentrándose bien, lo colocar en el centro del pergamino, donde se quedar un rato, mientras, usted dirá las palabras rituales indicadas antes. Luego con la derecha levantar lentamente el péndulo y empezar a hacer preguntas; actúe un viernes o un miércoles, un minuto después de la medianoche. Tenemos además la conocidísima tabla, un objeto de cristal que se hace girar sobre el esquema diseñado hasta que entre en funcionamiento con fuerza propia.

Si usted es valiente puede empezar los experimentos solo, obviamente necesitará más tiempo, la cadena con usted mismo la hará apoyando el pulgar izquierdo en el centro de la mano derecha y apretando con fuerza, respire fuertemente, procurando mantener la cabeza inclinada hacia atrás, manteniendo las piernas abiertas. En ese momento estar descalzo y tendrá la planta de los pies inclinada al suelo.

Auto escritura

Muchas personas reciben mensajes mediante la auto escritura: es decir, la mano traza por si sola palabras o dibujos. Para intentarlo, tiene que estar relajado al máximo, luego debe girar la cabeza por tres veces, libremente, dejándola caer hacia atrás, respirando hondo y lentamente, y sin pensar absolutamente en nada, rece la invocación reglamentaria y espere, después de un rato la mano empezar a trazar algo, no se distraiga, no junte las piernas ni las cruce.

La garantía de éxito para este tipo de comunicaciones es una gran concentración, cualidad indispensable, por otra parte, para la ejecución perfecta de todo encantamiento. Entrénese media hora todos los días, visualizando cualquier cosa delante de usted, siéntese cómodamente en un sillón concentrándose en una mesita, o en la pared lisa, y proyecto sobre ellos la imagen psíquica de los que elegiría; por ejemplo, se imagina una pluma, mírela por completo, luego empiece a fijarse en los detalles, en el revestimiento, si es liso o no, si esta grabado, el color que tiene, en fin, todo lo que le apetezca.radiestesia

Dele vueltas, póngala de pie y deje que escriba en un papel blanco lo que usted quiera, vuelva a leer palabra por palabra, corrija, borre, todo eso como si fuera real; créame, no es una locura, en un entrenamiento extraordinario, incluso para la menta mas inestable, hágalo con toda tranquilidad, como si estuviera cincelando una joya de inestimable valor, ya que, en realidad, se esta cincelando a si mismo, un tesoro insustituible.

Con el tiempo, si sigue entrenando, llegar a tener un nivel tan alto que llevar a cabo los encantamientos solo con la ayuda de su intelecto, realizar los actos descritos en los rituales a nivel esotérico, pronunciar las formulas, siempre con la mente, y los resultados no dejar n de llegar.
Esto es realmente ser “mago”, con el alma, con el cuerpo y la mente unido en una única, perfecta voluntad, cambiar el curso de la vida simplemente con la ayuda de uno mismo. Es el perfecto alquimista, que transforma toda sustancia terrenal, y su cuerpo es una de las mejores sustancias.

Usted se preguntar porque hay que hacer gestos extraños, murmurar frases a veces incomprensibles, esperar horarios concretos; pensándolo bien, se siente uno ridículo. Como todos sabemos, la mente humana es perfecta, pero cada uno de nosotros utiliza una ínfima parte de sus poderes, por tanto, el cerebro es como un coche nuevo, necesita un rodaje, hay que ponerlo a prueba, hasta que este perfectamente suave. El mejor de los corceles tiene que ser domesticado y guiado para convertirse en un ejemplar precioso, lo mismo nos ocurre a nosotros, tenemos que entrenarnos con paciencia y devoción, empezando por unas prácticas visibles, respetando los horarios y los resultados, sin desanimarse nunca, ni siquiera ante el peor de los fracasos.

Lentamente y con método volveremos a encontrar el intelecto perdido, la llamada divina que hay en nosotros; la iniciación de la mente y de la vida diaria se apoyan sobre una sola columna: nosotros mismos. Los que más han sufrido tienen más poder espontáneo y pueden profundizar de manera más perfecta en lo oculto. Con eso no quiero decir que el que no sufre no puede llegar a ser un buen mago, lo que pasa es que su poder tendrá menos fuerza, y, por tanto, deber insistir más.

Si sigue usted este camino con disciplina militar, al cabo de un año pasar delante de su “Rey Midas”, el que siempre le angustiaba tanto solo con su presencia muda, y se sentir mucho mas fuerte, podrá mirarle por encima del hombro, puede que no se haya enriquecido tanto como el, pero el secreto que tiene en sus manos le podrá permitir captar sus fuerzas poniéndolas al servicio de usted. El, por su parte, se quedar helado mirándole a los ojos, notar en ellos una extraña e inexplicable mutación, y solo ser capaz de decir que le encuentra bien, rejuvenecido, atractivo y fuerte; luego empezar, como siempre, a enumerar sus victorias.

 

Nuestras Tarotistas