Un Fantasma se puede decir que es un cuerpo no físico de una persona fallecida que, por diferentes motivos o circunstancias de su transitar como ser humano por el mundo de la vida, se ve aferrado a la misma bajo otra forma de existencia no física, manifestándose de diferentes formas ante seres humanos (familiares o amigos dependiendo del grado de vinculación entre ellos u otras personas y desconocidas para éste ente) y en determinados lugares dependiendo de la carga psíquica existente para ellos y en ellos.

Cuando el fallecimiento de un ser se completa, de su cuerpo físico se supone que se desprenden los cuerpos etéreos (cuerpo mental, emocional y espiritual). Estos tres cuerpos que forman una unidad llamada CUERPO ETÉREO forman lo que se denomina el Cuerpo Astral. Se han constatado que tras el fallecimiento de una persona el cuerpo físico pierde (aproximadamente) unos 150 gramos de peso que muchos presuponen que se podría tratar del peso del cuerpo astral. No obstante todo esto no es más que un planteamiento especulativo. Es evidente y también se ha comprobado que esa pérdida de peso es común en todos los fallecidos y, en principio, no se debe a ninguna causa aparentemente explicable (perdida de tejidos, volumen de aire en los pulmones, líquidos o fluidos corporales, etc…)

Cuando el cuerpo mental ha terminado sus asuntos pendientes, se retira, dedjándo sólo al cuerpo emocional, que ya no sabe para que existe, donde está o cómo llegó ahí, ha perdido la estabilidad, estos fantasmas no tienen un propósito, no recuerdan nada y reaccionan conforme su estado de ánimo y el de la gente que los rodea, es un fantasma descarriado que puedee ser generoso o maligno, en cuyo caso es capaz de causar graves problemas a los vivos. Este tipo de fantasmas se adhieren a lugares y espacios conocidos, no pueden alejarse demasiado de su ubicación porque tienen miedo de desaparecer en la nada, porque cualquier otro sitio que vean para ellos es desconocido, extraño y particularmente peligroso.

Se refugian en construcciones que los mantienen seguros del exterior, puede ser incluso que perciban otras escencias emocionales y convivan con ellos como si convivieran con otras personas, pero incluso a estos niveles la escencia emocional puede llegar a amedrentar a otrtas más débiles o cobardes, dependiendo de su carácter.

Así es como una casa puede llegar a estar encantada por varios espíritus. Sin embargo, por si solos estos espíritus son débiles, pero son los más arraigados a la tierra, se mantienen anclados por la misma gente viva. Atados emocionalmente a otros por amor, odio o remembranza, somos en realidad los vivos quienes mantenemos a estos seres atados al mundo físico.

Pero estas no son las únicas formas de fantasmas, algunos son manifestaciones psíquicas de nuestra propia mente, deseos, ansiedades y miedos que se desarrollan en áreas de nuestra mente que conscientemente no podemos controlar y que en algunos casos llegan a dominarnos.

Nuestras Tarotistas