En astrología cada Casa corresponde con una parte definida de la vida de una persona. Cuando los planetas se ubican en cada una de ellas representan los acontecimientos a los cuales nos debemos enfrentar en nuestra vida.

Las Casas no definen ni modifican energías, pero si determinan la parte de nuestra vida en la que esos planetas la modificaran. Como sabemos hay doce Casas que representan una parte de nosotros mismos.

Casa I que es la Casa del Ascendente, y después siguen en el orden inverso a las manecillas del reloj hasta llegar a la Casa XII. Por lo tanto, los planetas  pasan por todas estas Casas cada 24 horas. Las Casas son el resultado de las divisiones del ciclo diario de la Tierra en su movimiento de rotación, y el movimiento de las constelaciones surgen del movimiento de la Tierra alrededor del Sol. Cada una de estas Casas Astrológicas tiene un significado especial y según el planeta que haya en ellas, o el Sol o la Luna y los aspectos entre sí adquieren gran importancia en el horóscopo personal, aparecen bien destacas cada una de estas Casas y donde estaban los astros en el momento, lugar y hora del nacimiento de cada cual.

PRIMERA CASA: Casa del Ego

Esta primera Casa nos habla de la persona en que nos estamos convirtiendo tanto interior como exteriormente.

Representa nuestra personalidad, nuestras cualidades esenciales y como nos presentamos al mundo. Son nuestras sensibilidades básicas el ser interno y el cuerpo externo.

SEGUNDA CASA: Casa de las posesiones

Representa el poder económico de las personas, indicando su capacidad y sensibilidad financiera. Esta Casa nos habla de lo que tenemos y tendremos siendo esto tanto ganancias como deudas, pero también muestra las cualidades de esa persona para saber administrar sus posesiones y sacar provecho de ellas a lo largo de su vida.

TERCERA CASA : Casa de la comunicación

Representa la facilidad que tenemos para relacionarnos con el mundo que nos rodea. El mundo de nuestro entorno cotidiano, puede ser hermanos o hermanas, hasta nuestros vecinos. Esta comunicación puede ser tanto oral como escrita, entendiendo lo que nos rodea para poder así manifestarlo, para lo cual es necesaria nuestra inteligencia, los primeros años de nuestra educación como también pequeños viajes o aventuras. Todo esto influye para la forma en que nos comuniquemos y relacionemos con nuestro entorno.

CUARTA CASA: Casa de la familia y el hogar

Esta casa simboliza el lugar de encuentro con nuestros seres queridos, el hogar donde nos sentimos cómodos, el sitio sagrado para nosotros y los que nos rodean. Este lugar es donde asentamos raíces que nos protege y conforta a nosotros y a quienes queremos. En esta casa se rigen las normas sociales y culturales, nuestra historia familiar, la forma de ser. En una palabra simboliza la repercusión que tendrá sobre la persona la herencia de sus antepasados y la influencia de la persona sobre sus sucesores.

QUINTA CASA: Casa del placer

Esta Casa trata de la procreación y de los niños, en el sentido de ver el placer de la continuación de nuestros genes siendo esta una satisfacción de índole natural.

También como motivo de placer el arte, la cultura, todo lo que me gusta y me hace sentir bien. El deseo de tomar un riesgo ya sea en el amor o con el dinero o mismo con la vida.

Esta casa tiene dominio sobre el enriquecimiento emocional o el puro placer ya que la consecución del objetivo propuesto hace que consigamos un incremento de placer.

SEXTA DASA: Casa de la salud

En esta Casa encontramos el trabajo, el aprendizaje, entrenamiento de aquellos que nos sirven como de los que nosotros servimos. Esta casa enfoca la salud, dietas, ejercicios físicos de mantenimiento e higiene. Algunas veces se producen crisis en nuestra salud tanto física como mental por lo que debemos superar estas situaciones para que los demás vean lo mejor de nosotros mismos. La imagen que podemos dar al exterior, gusto por la vestimenta, corte de pelo o la preocupación por lo que tenemos a nuestro cargo, como por ejemplo una mascota.

SEPTIMA CASA: Casa de las amistades

En esta casa se encuentran todas las relaciones de la persona “Los demás”, o sea, la Casa de las relaciones sociales, de “los otros” las relaciones con las otras personas, los amigos íntimos, amantes, matrimonios, pero también los enemigos conocidos.

Esta casa domina el matrimonio, en lo referente al carácter y aptitudes del cónyuge, los socios de negocios, procesos judiciales, contratos, divorcio, pleitos, juicios etc.

OCTAVA CASA: Casa del sexo

Esta Casa representa las relaciones con otras personas, los aspectos de ese relacionamiento y lo que nos aporta tratando de conseguir el máximo rendimiento de ellas. En esta Casa el sexo, la muerte y el renacer están a un mismo nivel El dinero obtenido de forma fácil como donaciones, prestamos, herencia. También representa los cambios súbitos y las transformaciones a las que puede llegar el individuo.

Representa la Casa de la Educación Superior, los altos estudios, la filosofía, los viajes, las profesiones, la ciencia y la ley particularmente, la búsqueda del significado de la vida, la sabiduría el sendero espiritual, la forma en que cada persona concibe el mundo, la percepción personal de Dios y la religión.

Debemos entender que el mundo va mas allá de nuestra casa, y filosóficamente inclinada en la búsqueda del significado de las cosas y de la verdad.

DECIMA CASA: Casa del estatus social

La Casa de los Honores y la Profesión, de la imagen pública, el éxito en el trabajo y la fama, la ambición, reputación, prestigio, posición social, el padre (a veces la madre) las figuras de autoridad o superiores en el trabajo, servicio, familia, los empleadores, las metas por las que el nativo lucha en la vida y por las cuales será recordado.

Aquí se refleja el lugar que nosotros tomamos en muestra comunidad. Lo que alcanzamos y nuestra capacidad o incompetencia para manejar la fama que alcanzamos, nuestros esfuerzos y como la comunidad ve como nos esforzamos en manifestarnos de cara a la sociedad. La relación del individuo con el grupo o la sociedad. También representa al padre por ser por lo general el pariente mas autoritario.

UNDECIMA CASA: Casa de la amistad

La Casa de los amigos y del futuro. Las esperanzas, los deseos, proyectos, planes, ideales humanistas, clubes, contactos profesionales, comunas, sindicatos, partidos políticos, grupos de trabajo, cambios revolucionarios, revueltas, rebeldía social.

Amistades sin llegar a ser intimas, intereses humanitarios, hijos adoptivos. Representa también el amor que se recibe de los demás.

DUODECIMA CASA: Casa del subconsciente

Esta casa representa lo secreto y lo que nos oprime desde el subconsciente

La Casa de las limitaciones y del freno. Antiguamente se llamaba “la Casa del deshacer personal” o “el infierno del zodíaco” o la “Casa del Dios malo o del Demonio”, pero todos esos conceptos han sido transformados, no obstante se considera que es la Casa en la que aparecen los enemigos ocultos, las enfermedades crónicas, la hospitalización, los alejamientos, encarcelamientos, soledad, deudas, castigos, karma, llanto, pena, sacrificio, autosacrificio, caridad, meditación, investigación, actividades detrás del telón.

En esta casa se reflejan los engaños, la falsificación, la imitación y todo lo que distorsiona la realidad.

Nuestras Tarotistas