En la antigüedad, en la edad media y durante y antes de la cristianización, las lenguas germánicas usaban un alfabeto que tenia unas letras llamadas runas.

Se usaban principalmente en Escandinavia, las Islas Británicas y en Europa Central y del Este .Estas inscripciones datan del año 150 las mas antiguas y si bien se fueron remplazando por el alfabeto latino o romano con la cristianización, alrededor del año 700 en Europa y del 1100 en Escandinavia con el fin de la época vikinga, su empleo persistió hasta entrado el siglo XX.

Los tres alfabetos rúnicos mas conocidos son:

ü      El futhark antiguo (c. 150–800).Termino que deriva de las 6 primeras letras del alfabeto rúnico

ü      El futhorc anglosajón (400–1100).Las mismas 6 letras pero con la pronunciación del ingles antiguo

ü      El futhark joven o futhark escandinavo (800–1100).Existen varias versiones.

El origen de estas escrituras es muy incierto, el futhark antiguo es muy cercano del alfabeto etrusco.

El nombre de estos signos se conoce como runa y su raíz” run” significa secreto o susurro. En la antigua creencia escandinava las runas tenían origen divino, por lo que no se usaron solamente para la escritura sino que también se usaron como oráculos para la adivinación. Se las considera  con poderes mágicos, que son portadoras de secretos y cada una posee un significado , hoy se les atribuye la capacidad de revelar cosas ocultas y que se puede acceder a través del desarrollo del psiquismo, aquello que esta por venir y las armas espirituales con las que se puede contar, por ello se les considera un sistema de adivinación sagrado

El  creador de esta escritura secreta es Odín, padre y señor de los dioses, de la mitología nórdica, quien mediante determinados sacrificios consigue finalmente el secreto y la magia de las runas.

>Odín se colgó de las ramas del Árbol Sagrado, sufrió durante nueve días y nueve noches, hiriéndose a sí mismo con su lanza. En la agonía y el tormento contemplaba las profundidades de la laguna oscura. Finalmente con gran esfuerzo se alzó, su mano estaba fría de las aguas heladas. Dio un grito de triunfo pues había alcanzado el conocimiento de las RUNAS SAGRADAS, su magia y su poder. Las grabó en su lanza y al utilizarlas para bien ganó en bienestar y saber.

A los Dioses nórdicos no se los consideraban inmortales, ni omnipotentes.

Odín era el dios  más importante de todos los dioses, es el dios de la magia y la sabiduría. Poseía dos cuervos que echaban a volar en la mañana y regresaban al anochecer, para contarle todo lo que habían visto y oído. Como perros de caza tenía dos lobos . Su otro acompañante fiel, su caballo , tenía ocho patas, con lo cual poseía una velocidad superior a cualquier otro animal, tanto en tierra como por el aire o agua.

Cada símbolo rúnico representa una idea o concepto que está relacionado con el hombre y nos ofrece una información, cuando las interpretamos, que está relacionada con nuestro propio yo individual.

 A través de ellas podemos llegar a encontrar consejos, advertencias que nos ayuden a ser fuertes ante las contrariedades y a desplazarnos mejor aquellas situaciones de nuestra vida presente para que nada nos llegue a sorprender. .Las runas nos hablan de nosotros mismos, y es por ello que se puede afirmar que constituyen un oráculo personal, una mirada al interior de uno mismo con el fin de conocernos mejor. Son el puente que nos va a unir con nuestra parte más íntima. Los símbolos de las runas se grabaron en piezas de madera, metal, cuero, piedra y cerámica, por el poder sagrado que tienen los objetos de la naturaleza. Los vikingos las tallaron en vasos, escudos de batalla, amuletos y hasta en sus barcos de guerra para recibir protección. La interpretación de las runas  está relacionada con el desarrollo interior del ser humano. Éste es representado por el Guerrero Espiritual, quien se encuentra en constante lucha consigo mismo para alcanzar la meta del cambio, la evolución, la transformación y, por lo tanto, un mayor estado de conciencia.

El oráculo nos permite usar las runas como un puente entre nosotros y nuestra conciencia superior. Así, nos daremos cuenta de que podemos confiar en nuestro propio poder espiritual para enfrentar con valentía, honestidad y autenticidad las pruebas que la vida nos depara en cada momento.

Nuestras Tarotistas