Según sus seguidores, la Ouija tiene como fin el contacto de las personas que participan en el juego con supuestos espíritus, almas en pena, y de forma menos frecuente, con extraterrestres, e incluso entes inteligentes. De forma cultural se asocia con el contacto con seres de la religión católica como el Demonio

Son muchos los que se adentran en éste enigmático mundo de la Ouija careciendo de un mínimo de conocimientos imprescindibles que puede hacer de la sesión de Ouija un auténtico trauma para sus participantes, practicar la Ouija puede llegar a ser muy peligroso si la sesión no es orientada por un experto y conocedor en la materia que calme los ánimos y la excitación de los concurrentes.

Las sesiones de Ouija se practican normalmente en lugares muy tranquilos alrededor de una mesa y con un mínimo de cuatro participantes, lo cual no implica una norma general. Usualmente se elige una habitación tranquila, no obstante, los más osados prefieren practicarla en lugares abandonados, cementerios y otros tétricos lugares que creen ambiente.

Algunas personas se refieren a la Ouija como el tablero maldito, otras hablan de fraudes, y se cuentan historias de la Ouija, buenas y malas, casi siempre con el temor como telón de fondo. Existe una gran variedad de historias relativas a la leyenda negra de la Ouija, historias que han sembrado temor y creado miedos psicológicos entre sus participantes, miedos que luego se manifiestan de la forma más insospechada.

Creer en la veracidad de los mensajes recibidos con la Ouija es una cuestión de fe ciega, cierto es que en muchas ocasiones, la entidad contactada parece conocernos bastante bien, también es posible, y sucede en muchos casos, que la entidad contactada sea en realidad uno de los participantes a la sesión. La Ouija no debe tomarse a broma aunque se asista a ella como un juego, siempre es mejor asistir mentalizados de que se trata de un juego, que con una elevada dosis de temor y miedo. En estos casos la propia sugestión hace que la ficción se convierta en dura realidad.

En las sesiones de Ouija se suele contactar con diferentes entidades, unas dicen ser espíritus desencarnados que tratan de comunicar algo a sus familiares, otras dicen ser entidades extraterrestres con claro contenido ecologista- pacificadora y en otras el contactado es una entidad de otra dimensión. No obstante, en numerosas ocasiones el contacto se debe a un fraude, es decir a que el mensaje de la supuesta entidad es en realidad el mensaje de uno de los participantes o que simplemente la sugestión del mismo hace que psicoquinéticamente se mueva la tablilla. Menos interesante es la que justifica el movimiento de la tablilla atribuyéndolos a los ángeles o a los demonios. Mientras que algunos no dudan que mediante este instrumento se puede “contactar con el más allá”, otros lo niegan rotundamente. Según teorías de algunos, todo se debe a un afloramiento de nuestro inconsciente, donde tenemos ocultos nuestros deseos, miedos, sentimientos y objetivos no conseguidos. Durante la realización de una relajación total y un estado de concentración difícil de alcanzar en otras circunstancias, se produciría una relajación de los mecanismos bioeléctricos del consciente, mezclándose entonces con el inconsciente y aplicándose a los impulsos musculares. De la misma forma al aplicarse a varios individuos los resultados serían mayores. También se atribuye el fenómeno llamado “microkinesis” (pequeño movimiento involuntario de los dedos al apoyar en el testigo que, sumados entre varios, hacen la fuerza física suficiente para moverlo).

Los parapsicólogos ponen en duda esto, dado que son innumerables las pruebas aportadas de personas que descubrieron cosas ajenas totalmente a ellos y su inconsciente, nombres de personas fallecidas, lugares de su sepultura, características de su muerte

Al ser terminada la comunicación el ente normalmente se va, pero el problema comienza cuando este no quiere irse. Debemos saber que esta comunicación abre una especie de puerta entre el más allá y este mundo y los peligros siempre existen. Hay casos de personas que sirven como puente de comunicación y llagan a tener una especie de obsesión con esta práctica (ocasionada por el ente que quiere comunicarse). Debemos saber que existen demonios muy inteligentes, que conocen nuestras debilidades.

Según algunos estudiosos, existen niveles diferentes en donde se encuentran los espíritus: los espíritus superiores en el nivel superior o esfera superior, a los cuales no podemos acceder por la ouija, los espíritus inferiores, que se encuentran en la “esfera inferior” a los cuales se puede acceder.

Que podemos encontrar?

Los expertos del tema dicen que por la ouija es imposible hacer contacto con Dios o con el Demonio, sino con otro tipo de seres. Uno puede contactar con almas en pena, espíritus que se encuentran confundidos y que generalmente no saben que están muertos (esto suele pasar en casos de muertes violentas, inesperadas o atroces), los espíritus burlones, bastante pesados y peligrosos, ya que conocen secretos nuestros, quienes suelen hacerse pasar por familiares fallecidos.

Podríamos usar la ouija para comunicarnos con un alma en pena o perdida que se encuentra, por ejemplo, en una casa. Algunos las ayudan para que comprendan su situación, y en el caso de un alma perdida, para que tome conciencia de que ya murió y pueda descansar en paz.

Son innumerables los casos de gente que se ha visto psicológicamente muy afectada, llegando incluso a cometer hechos en contra de la moral humana, simplemente por obsesionarse mentalmente por no hablar de casos de posesiones tal vez reales. Es totalmente desaconsejable que lo practiquen gente con problemas psíquicos.

Es posible que sólo sea un juego, pero algunos consideran que la Ouija es una herramienta peligrosa. David Farrant, jefe de la British Psychic and Occult Society, considera la Ouija como la puerta hacia fuerzas poderosas y maléficas. Si se contacta con estas entidades utilizando la Ouija sin saber lo que se esta haciendo, pueden despertar y tomar posesión de todos los que están tratando de comunicarse con ellas.

 

 

 

tabla de ouija 2

 

 

 

Nuestras Tarotistas