Poltergeist palabra de origen alemán y que significa poltern (hacer ruido) y Geist (espíritu), es un  fenómeno parapsicológico consistente por lo general en ruidos o movimiento de objetos, atribuidos a espíritus, entidades malignas u otras causas no científicas

 Muchas historias detallan objetos que son lanzados sobre los cuartos, muebles que son movidos, y hasta levitación de personas. Incluso se comenta sobre algunos poltergeists que hablan. La mayoría de las historias clásicas del Poltergeist se originaron en Inglaterra, aunque la palabra en sí misma es alemana

 Los científicos atribuyen los fenómenos poltergeist al fraude o a la interpretación sobrenatural de fenómenos explicables a través de principios físicos. Pero en realidad se han dado muchos en los cuales no encontraron evidencia de fraude alguno cuando los estudiaron haciendo una fuerte investigación.

 Las personas que apoyan la teoría paranormal dicen que la actividad poltergeist tiende a darse alrededor de una persona denominada “agente” o “foco”, típicamente jóvenes en la pubertad. Los parapsicólogos  generaron la hipótesis de que el “efecto poltergeist” es la manifestación exterior de un trauma psicológico. También se origina mediante otras personas, para poder demostrar un sentimiento (maligno).

Otra versión plantea que los poltergeists se originan cuando una persona muere en medio de un sentimiento de ira. De acuerdo a una variante de esta hipótesis, los poltergeists y los fantasmas son meras impresiones o vestigios del alma. Cuando hay una emoción o sentimiento muy fuerte, se cree que una impresión de este sentimiento queda grabada en el lugar, lo que se suele denominar como ¨impregnación¨.

Sin embargo, algunos poltergeists han sido descritos como capaces de tomar forma y personalidad, lo que sugiere algún tipo de conciencia e intención. Practicantes de la proyección astral han informado de la existencia de entidades astrales no amigables. Si existen, podrían tener la habilidad de afectar el mundo físico.

Se trata de un campo fenómeno lógico muy amplio, que a veces es difícil deslindar de otros fenómenos de índole parapsicológica. El desarrollo de las investigaciones psíquicas y de la parapsicología durante los últimos cien años ha introducido un término más complicado para describir el fenómeno poltergeist: psicokinesis espontánea recurrente (Pker).

Hans Bender, profesor alemán que lleva estudiados mas de 35 casos con exhaustivas investigaciones, dijo que el caso más impresionante que le toco vivir fue el conocido con el nombre poltergeist de Rosenheim sucedió en el año 1967 en Rosenheim, una ciudad del estado de Baviera en Alemania.

Los hechos ocurridos han sido investigados por especialistas en el tema paranormal y aún en los últimos años no deja de ser recordado por la naturaleza insólita de lo acontecido y permitió empezar a estudiar a profundidad este fenómeno sobrenatural.

Corría el mes de noviembre de 1967 y empezaba el día como todos con el intenso movimiento de cada mañana en la oficina de un reconocido abogado de nombre Sigmund Adam, todos los empleados llegaron puntuales y la última en ingresar fue la secretaria Anne-Marie, una chica de 18 años recientemente contratada.

Cuando se disponía a empezar su trabajo y para sorpresa de los presentes, una de las lámparas empezó a balancearse con tal intensidad que llegó a explotar, el hecho no quedó allí y los días posteriores las bombillas de luz explotaban sin explicación alguna.

Los fenómenos paranormales continuaron y se hacían más intensos, la incertidumbre cundía y el abogado no sabía cómo explicar la destrucción sistemática de su oficina.

Después de unos días, los teléfonos empezaron a sonar sin que nadie llamara, las llamadas eran cortadas, entre otras cosas extrañas que empezaron a suceder.

Ante la gravedad de lo que ocurría, se buscó ayuda con profesionales especializados de la universidad de Fribourg quienes formaron un equipo de trabajo. Estudiaron minuciosamente la oficina y recogieron testimonios valiosos.

Finalmente el equipo de investigación llegó a la conclusión que la secretaria Anne-Marie era el punto de partida de los acontecimientos, ella los producía. Cuando la joven decide ir a trabajar a otra empresa, los fenómenos desaparecieron completamente. Posteriormente se llegó a conocer que en su nuevo trabajo empezaron a presentarse fenómenos similares aunque en menor escala.

Lo acontecido en Rosenheim fue de gran ayuda para los investigadores quienes llegaron a la conclusión que los fenómenos poltergeist son producidos por la mente humana.

En el caso de la joven Anne-Merie se trataría de alteraciones involuntarias de Psicoquinesis

Nuestras Tarotistas