¿Qué hacer para evitar el desamor?Si bien es cierto que el amor nace espontáneamente, también es verdad que hay que abonarlo, luchar día a día por mantenerlo y fortalecerlo, mediante la amistad, la complicidad y el buen sentido del humor, y cada uno debe poner de su parte.

 

Alguien decía que en el matrimonio el 50 % está conformado por el amor y el otro 50% es voluntad y compromiso. Eso es verdad, porque no podemos esperar que el amor perdure por sí solo sin ningún aporte de nuestra parte.

 

El amor se construye con constancia, dedicación y esfuerzo. Lamentablemente al casarse muchas parejas dejan de trabajar en la relación y esta se deteriora hasta morir. Una buena relación de pareja nos exige ceder hasta cierto punto en muchos aspectos, sin embargo, no debemos jamás perder nuestra individualidad y nuestra esencia.

 

Debemos entonces adquirir la consistencia del agua, que puede adaptarse a cualquier forma según el recipiente que la contenga, pero sin dejar de ser agua.

 

 

Lo primero que tienes que hacer cuando notas que tu amor se está alejando, es no desesperarte, pues si te pilla la desesperación, tienes menos oportunidades de volver a revivir esa atracción que antes sentía por ti. Además, si te impacientas o te dejas llevar por impulsos sentimentales o arrebatados, corres el gran riesgo de alejarlo o alejarla más, lo cual no te ayudara mucho a recuperarle.

 

Para evitar la desesperación, lo primero que debes considerar es que tu pareja no es realmente “tuya” o “tuyo”, es decir, que es una persona que tiene sueños, ideas y aventuras que descubrir en esta vida, y así como a ti te gusta de repente hacer cosas por tu cuenta, a él o a ella también.

 

Es importante que evites decirle que perderás tu felicidad o tu vida si él o ella se va. Tu pareja debe sentir que tú tienes un mundo personal construido, que te valoras, que más que otra cosa, sabes cómo apoyarte y como resolver tu vida. Esto no significa que tengas que actuar como un robot o fingir que no te duele. No.

 

Se honesto, exprésale tus sentimientos, pero siempre con la actitud de que tu no dependes de él para ser feliz, aunque te duela mucho que se aleje. Aunque no lo creas, tu pareja espera que no te pierdas si se va, necesita saber que no dependes de ella o de él para ser feliz.

 

A los seres humanos nos gusta la conquista, lo nuevo, lo desconocido. Las cosas muy fáciles, predecibles o rutinarias, así como las muy difíciles o complicadas, pierden poco a poco el valor.  Así que pon un poco de misterio en tu vida, no le cuentes todo, no le digas en donde andas, deja que tu pareja te descubra o redescubra, que sienta curiosidad por tu mundo, dile un poco, pero no todo. Y si no te pregunta, entonces evita contarle, siempre es bueno dejar que él o ella se acerque “si en verdad le interesas”.

 

Muchas veces, cuando amamos a alguien, podemos caer en actitudes exageradas o poco inteligentes. Dar amor no siempre significa dar todo. Muchas veces, el no dar, da más que otra cosa. Si él o ella no te buscan para charlar o salir contigo, no cedas a la primera a la tentación de hablarle.

 

Deja que él o ella lo hagan, aunque pase un rato. Una vez que te llame, muéstrate entusiasta y amable, evita cualquier reclamo, mejor cuéntale algo alegre que te haya pasado esos días.

 

Conquistar es fácil, lo difícil es conservar la conquista,  ahí está el verdadero mérito. Llegar a la vejez con una buena pareja, no es cuestión de suerte, es cuestión de elegir  a alguien con quien nos agrade conversar, ser más observadores en las reacciones del otro y ponerle un poco de razón y otro poco de corazón a la etapa del enamoramiento, para cuando ésta termine, quede el verdadero amor, el real.

 

 

 

¿Qué hacer para evitar el desamor?

 

 

Nuestras Tarotistas