El AMOR, tema delicado, especial y absolutamente subjetivo. En algún momento de la vida las personas solemos preguntarnos si estamos enamorados, si seguimos estándolo, si alguna vez lo estuvimos o si alguna vez lo estaremos.

Las diversas crisis (emocionales, familiares, laborales, sociales, etc.) que inevitablemente suceden en todos los seres humanos, nos hacen replantear nuestro pasado, nuestro presente y nuestros proyectos futuros. A veces, en alguna de esas crisis también nos replanteamos nuestros sentimientos y nuestra relación de pareja.

Acorde a ese balance, podemos pensar que el amor desapareció o que ya no es lo mismo que antes. Cómo saber cuando sólo se interpone la distancia o cuando es desamor? La respuesta la tenemos solamente nosotros mismos y muchas veces cuesta un gran esfuerzo y sufrimiento encontrarla.

La pareja suele distanciarse por diversas razones personales y vinculares. Las más habituales tienen que ver con la llegada de los hijos (que convierte a la pareja conyugal casi exclusivamente en pareja parental), con la multiplicidad de actividades personales y con el dejarse llevar por la rutina cotidiana.

Entonces te recomendamos un ritual, para recuperar y avivar ese amor:

Este ritual se puede hacer de forma personal, es decir para uno mismo o en nombre de otra pareja que esta pasando un bache sentimental.
El ritual debe hacerse durante siete días consecutivos y en todos los casos desde la puesta del Sol hasta el momento del amanecer .
Cada uno de los siete días utilizaremos una vela nueva de COLOR ROJO.
Encenderemos la vela de COLOR ROJO.
Seguidamente haremos dos círculos de unos 10 centímetros más o menos con semillas (de calabaza, arroz, trigo, maíz, girasol, etc.; las que tengamos en casa) uno de los círculos estará a la derecha de la vela y el otro a la izquierda.
Encenderemos también dos varillas de incienso de cedro o de sándalo que para sujetarlas las podemos pinchar en un pedacito de fruta y las colocaremos una en el centro de cada circuló de semillas.
Con las manos juntas en actitud de oración y haciendo una ligera inclinación con la cabeza diremos:
A ti Santa Elena, tu que eres todo amor, paciencia e inocencia, vengo a pedirte humildemente que restablezca el amor entre… (aquí se dice el nombre de los dos miembros de la pareja por la que se hace el ritual)
Concluido el ritual dejamos que la vela acabe de consumirse.
Al día siguiente, hasta completar los siete, lo repetiremos todo igual renovando la vela, el incienso y las semillas.
Se advierte que siempre que acabéis un ritual os desprendáis de los restos de un amuleto, en cuanto tengáis ocasión debéis arrojarlos preferentemente al agua, por ejemplo: un lago, un río, el mar, etc., o bien si no tenéis ocasión de echarlos al agua, enterradlos en la tierra.

Nuestras Tarotistas