El Hierofante es el mediador entre lo mundano y lo divino. Es un puente entre la iluminación interna y la vida externa. El Gran Maestro de una sociedad secreta con la que usted ha tropezado. Excepto en casos raros, cada ser humano crece y se desarrolla dentro de una cultura. Nosotros aprendemos viviendo con otros. El Sumo Sacerdote representa tal aprendizaje de oficio, especialmente en grupos. Un Sumo Sacerdote es alguien que interpreta los conocimientos secretos. El arcano significa inspiración, indicación, enseñanza; representa un hombre al cual acostumbran dirigirse: padre, médico, abogado, etc. Representa todas las estructuras que defienden sistemas de creencias. El número 5 de esta carta simboliza la humanidad, por eso este personaje del tarot tiene la función de hacer que la experiencia humana se manifieste en acuerdo al código divino. Representa una persona comprometida con lo que quiere. Sabe mantener su integridad, no empecé la crítica. Es capaz de iluminar a otros con su ejemplo y enseñanzas.
El término «Hierofante» proviene de la palabra grie¬ga hierophantes, que significa «el que explica cosas sa¬gradas». En la antigua Grecia era el director de ceremo¬nias y el intérprete de las doctrinas de los misterios de Eleusis. También recibía el nombre de Mistagogo.
La función del Hierofante es interpretar y revelar se¬cretos y doctrinas esotéricos. En la francmasonería y en otros grupos místicos, su figura representa al Creador del Mundo, el Gran Arquitecto del Universo. Es la figura del Gran Maestro/Señor de la Logia.
Este arcano expresa, en el plano espiritual, la ley universal, reguladora de las manifestaciones infinitas del Ente, en la unidad de substancia.
En el plano intelectual, la Religión, relación entre el Ente absoluto y el Ente relativo, entre lo infinito y lo finito.
En el plano físico, la inspiración comunicada por las vibraciones del fluido astral; la prueba del hombre por la libertad de acción en el círculo intransponible de la ley universal.

INVERTIDA

Suele significar falta de equilibrio o de moderación entre lo material y lo espiritual, carencia de sentido común, salud deficiente por mala alimentación o vicios, relajación moral, atracción por ideas o doctrinas perniciosas, riesgos de ser perjudicado por mentiras y calumnias, peligro de recibir malos consejos de abogados, asesores, médicos… Asimismo, puede advertir de dificultades con un profesor, instructor, maestro, religioso, místico, ocultista, etcétera.

Por otro lado, predice falta de paciencia para el estudio, la meditación o las prácticas religiosas o esotéricas, además de ser poco resistente a la soledad. También puede señalar un sentido religioso equivocado, fanatismo o beatería, atracción por sectas religiosas exóticas o grupos de bajo sentido moral.

En otro plano, significa desconfianza, deslealtad, intrigas, engaños, despreocupación moral o religiosa, poco sentido de sacrificio hacia los demás, carencia de espiritualidad, obstáculos y retrasos en proyectos, irresponsabilidad conyugal y familiar, insociabilidad, falta de armonía con el padre, escaso sentido de la tradición hogareña o familiar, predominio de lo mundano y frívolo sobre lo sagrado-espiritual, predisposición a realizar negocios poco limpios o claros.

Nuestras Tarotistas