En la mitología Griega, hay tres mujeres conocidas como las que mueven el Destino. Ellas son responsables de girar el destino de cada persona en el momento de su nacimiento. No es sorprendente que ellas sean las que giran la rueda de la fortuna, ya que ésta es una imagen apta para simbolizar las vueltas del destino.
Cuando aparece la Rueda de la Fortuna en una tirada de cartas nos habla de que los acontecimientos no vendrán de nuestra mano, que no seremos nosotros los que nos movamos para provocarlos, sino que llegarán por sí solos y que lo único que nos queda por hacer es adaptarnos a ellos en la medida de lo posible.
Y es que en la vida todo parece llegar por ciclos. A veces estamos muy bien y otras las desgracias no dejan de visitarnos. Y siempre hemos de seguir adelante… Lo importante entonces es aprender a cada paso la mejor manera de continuar y no volver a cometer errores pasados.
En lecturas, la Rueda de la Fortuna puede indicar una visión o realización que golpea con mucha fuerza. Si has estado pasando por un problema o una situación dura, esta carta puede señalar que vas a encontrar la respuesta si das un paso atrás y ves todo desde una perspectiva mejor.

La Rueda de la Fortuna también representa encuentros inesperados y giros del destino. Tu no puede predecir las sorpresas; sólo puedes estar alerta cuando la sorpresa está girando a tu alrededor. Efectivamente, esta carta sugiere muchas veces acciones semejantes al giro de la rueda – cambios en dirección, ciclos que se repiten y movimientos rápidos. Cuando la energía de la Rueda llegue, sentirás que tu vida se acelera y te toma un ciclón que puede depositarte en cualquier lado. “Gira y gira y gira, y dónde para, nadie lo sabe”

En una tirada, esta carta nos advierte de cambios en nuestras vidas.

Nuestras Tarotistas