Se ve en esta carta un hombre joven en un carro llevado por dos caballos uno blanco y uno negro. El blanco representa aquello que mostramos al mundo con orgullo, nuestras cualidades y talentos mientras que el negro representa nuestra parte oscura, lo que siempre negamos sobre nosotros mismos. Los dos conforman el ser, no hay que negar ninguno de ellos sino aprender a aceptarnos con todo lo positivo y negativo Es un joven que ha decidido crecer disfrutando de sus aciertos y aprendiendo de sus errores


Posición derecha
: El consultante deberá resolver sus conflictos afectivos apelando a su fuerza de voluntad. Esta carta indica que alcanzamos la meta propuesta, pero aconseja mantener serenidad en los criterios, y meditar cuidadosamente antes de iniciar cualquier nuevo paso. Cualquier cosa que está proyectando hacer, se presenta bajo el signo del éxito, y el triunfo será la meta final. Equilibrio de fuerzas físicas y morales para conseguir la victoria, conocimiento de las adversidades y preparación para superarlas.

Invertida: Gran fracaso, derrota, ambiciones injustificadas, derrumbamiento de planes, fatiga, problemas a nivel social, carácter violento, dominar mediante el miedo, direcciones erróneas que conducen a la fatalidad, problemas de aspecto sexual (represiones, inhibiciones, frustraciones ), amores de paso que no se consolidan .Miedo a vernos como somos, a calibrar nuestras propias posibilidades, falta de un equilibrio entre el cuerpo y el espíritu

Nuestras Tarotistas